28 de abril de 2009

LA MINISTRA DE MODA



Hace unos días Juan Marsé, reciente ganador del premio Cervantes de Literatura, hizo público lo que muchos llevábamos pensando y diciendo por lo bajín desde hacía ya mucho tiempo “El cine español necesita un buen bisturí. La piratería no es el mayor problema que tiene. El gran problema del cine español es la falta de talento”. Estas declaraciones han escocido lo suyo entre los del gremio cinematográfico y los implicados culturales del gobierno tanto por la enjundia del protagonista como por la verdad que encierran sus palabras.

La actual ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, guionista del último pelotazo taquillero del cine español, Mentiras y gordas, ejemplifica a la perfección el nepotismo, la autocomplaciencia y el estancamiento artístico que sufre nuestro cine. Sin embargo, en los foros de Internet puede verse que entre quienes aplaudían enérgicamente los dardos lanzados por Marsé se encuentran artistas, diseñadores y demás profesionales y diletantes del mundo de arte. A esto llamo yo “ver la paja en el ojo ajeno”.

Si al cine español le falta talento, ¿alguien me explica que le falta a la moda en España? ¿Existe algún diseñador de la Madrid Fashion Week realmente interesante, creativo y fresco? (Ese vestido de DavidDelfín que llevaba la ministra en la gala de los Goya del año pasado lo dice todo.) Y en el mundo del arte, ¿quién puede citar un solo artista relevante en el panorama internacional? ¿Interesa el arte español más allá de nuestras fronteras? Y recuerdo que igual que el cine, moda y arte reciben suculentas subvenciones estatales.

Mientras el mundo del deporte vive su Edad de Oro y ocupa titulares con Rafa Nadal, la ÑBA o la selección de fútbol (recordemos la jugada de Zapatero que se ha adjudicado el nuevo Consejo Superior de Deportes para hacerse la foto pertinente con los de la Copa Davis), el mundo del arte vive una época de vacas flacas; esa falta de talento y creatividad a la que alude Marsé bien podría aplicarse a esas disciplinas artísticas que abren la mano para recibir el dinero de todos los contribuyentes. Algo falla obviamente, pero no le echemos toda la culpa al cine. Claro que si esperamos que González-Sinde reactive la cultura española lo llevamos claro. Yo le propongo hacer un Gran Hermano de directores (diseñadores o artistas) y que sea el pueblo llano quien decida a quien se les da las subvenciones. No creo que la cosa dé para más.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando mi generación crezca, todo cambiará (para bien).
july

Anónimo dijo...

Feo, feo y más feo todavía. No se puede con ese vestido ni con ella.

Anónimo dijo...

he llegado aquí de rebote... ya soy fan... a mi rss.

Anónimo dijo...

Post escrito por un observador de la cultura, que no tiene ni idea de la misma ni de su industria.

Superficial, no. Lo siguiente.

Lucky dijo...

No hay mujer más sosa, más pesada, más pereza, más somnífera, más cursi, más sobrada, más empalagosa, más que-vergüenza-que-me-vean-con-esta-tía que la Sinde de los cojones. Y con ese vestido de David Delfín, leyendo ese discursito horrible en los Goya, joder, que vergüenza ajena.
Vaya pieza.

Anónimo dijo...

Discrepancias por un lado y más fans por otro. Esto se anima, my dear.
Y que hay de ese rumor que circula por ahi sobre esta ministra y un amigo tuyo????

pintón dijo...

Ese rumor al que imagino que se refiere el anonimo es un absurdo que no tiene ni pies ni cabeza.

Theodora dijo...

Esta mujer es horrible!!!!!!!!!!!!

evasivas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
evasivas dijo...

Pues yo, porque me consta que es brillante (digan lo que digan); porque en una de las pocas cosas en las que sigo creyendo es en las personas; porque me espanta juzgar a la gente sin antes haber dejado un margen para la demostración y, sobre todo, porque es mi amiga, voy a apostar porque la Sinde lo va a hacer de maravilla.

Al rumor disparatado, ni caso.

Y sobre las palabras de Marsé sobre la falta de creatividad y talento en el mundo del cine(estuvo insuperable), las mismas se podrían haber dedicado a su propio campo.No creo que la Literatura española actual (salvo contadísimas excepciones)sea precisamente un ejemplo de brillantez.

He dicho.

Zizi dijo...

Evasivas, permíteme discordar cuando dices que la Sinde es una persona brillante. Su paso por la Academia fue terriblemente anodino, un cargo político sin más. Y todo lleva a creer (ojala me equivoque) que el desempeño de la Sinde como ministra va a ser igual de ineficaz, insignificante e insustancial, porque la conozco- La Sinde es una académica con un criterio mediocre. Sinceramente no espero nada (pero nada) de esta señora.
Lo siento.
Zizi

Anónimo dijo...

la Sinde tiene un carácter que no mola nada, es sosa, antipática- de esas que solo te saluda si estás con alguién very important people -es cursilona y es extremamente aburrida.

pocahostia dijo...

A la industria entera habria que ponerles contra el paredon y punto. Cuando Francisco vivía esto no pasaba. Que vuelvan Ozores, Pajares, Esteso, Soria, Landa...eso si que era cine Español del que estar orgulloso.
En cuanto a lo demas...viva la importacion.