12 de abril de 2008

TOC


TOC son las siglas de Trastorno Obsesivo Compulsivo, que como su propio nombre indica, es un trastorno que pertenece a los desordenes mentales provocados por la ansiedad. El toc se puede presentar en forma de pensamientos, imágenes, ideas, impulsos o conductas cotidianas repetitivas. No hay que alarmarse a menos que la realización de estas compulsiones ocupen más de una hora diaria o que interfiera notablemente en las relaciones sociales. En ese caso se debería acudir directamente al psiquiatra porque puede derivar en un problema mucho más serio.

Estas anormalidades vienen provocadas por los mensajeros del cerebro: los neurotransmisores. En concreto afecta a la serotonina, un neurotransmisor que ayuda a regular la disposición de ánimo, la agresión y la impulsividad. También es el encargado de mandar la información de una neurona a otra, proceso que se ralentiza en las personas con TOC.

Yo he tenido compulsiones desde pequeño pero, ya fuese por vergüenza o culpabilidad, las sufrí en silencio. La película Mejor imposible fue, para muchos, una especie de catarsis cómica al identificarnos y reirnos con Jack Nicholson. A día de hoy todavía tengo algunos síntomas pero que pertenecen al campo de la supestición y el ritual: sigo limpiándome pies en el felpudo de casa dos veces antes de salir o encender y apagar la luz de la habitación cuando llego a casa después del trabajo.


Hay tantos tocs como colores y locuras, sin embargo ya se han registrado algunos de los más comunes como volver a casa para comprobar que no te has dejado la plancha encendida, que has cerrado la puerta, pensar que a algún ser querido le va a pasar algo malo, lavarse las manos cada vez que tocas algo, no pisar las líneas, miedo a los gérmenes, orden estricto y simétrico, repetir palabras en silencio, cerrar la puerta dos veces...

Dicho esto, quien esté libre de algún toc que tire la primera piedra.

16 comentarios:

eva dijo...

Bien, pues abriré el fuego:

Mi mayor y más peligrosa obsesión compulsiva es por acumulación.

Digamos que padezco una variante no estudiada del Síndrome de Diógenes. Es verdad que mi Diógenes es algo más lujoso y se ciñe exclusivamente al campo de las cosas bellas, pero, estoy segura, sigue siendo Diógenes al fin.

Mis paredes están cubiertas por estanterías repletas de libros, libros y hasta varias decenas de miles de libros. En mis armarios se acumulan zapatos, zapatos y hasta más de un centenar de zapatos (eso sí, perfectamente ordenados en sus cajas y con una foto pegada que los identifique)Podría seguir con las colecciones de antiguos bolsos, guantes y sombreros de plumas. Teatritos de juguete del siglo XIX y otros juegos antiguos; etc, etc, etc.

Probablemente si mi vida hubiera transcurrido en el renacimiento alguien se habría referido a mí como "esa exquisita coleccionista poseedora de un espléndido gabinete de curiosidades" pero como me ha tocado habitar en el siglo XXI los que me conocen suelen referirse a mí simplemente como "esa loca"

Anónimo dijo...

Imagino, Pintón, que esta entrada ha sido todavía mucho más terapeútica para ti que el visionado de Mejor Imposible. Pena que yo no tenga nada que añadir, vamos ningún toc que confesar.
Pero voy a indagar y a bucear en mis recuerdos porque a lo mejor de pequeño tenía alguno.
Te sigo leyendo.
A blow-job in the White House

Nancy Reagen dijo...

Oh Pinton, thanks god you rise this subject, I’ve got myself too a bundle of obsessive-compulsive behaviours wrapped in a big ol' bigot blanket; like my good friend Jack Nicho, once in a while I hate everybody and everything; sometimes I am myself homophobic (there is some moment I feel like killing Popy Blasco), racist (my maid is dominicana and I just can’t stand her), anti-animal (not to my pet jack Russell’s Ronald), anti-children, anti-humanity (I love mankind; it's people I can't stand). You name it; I’ve got a problem with it. Like Jack, I hate everyone in my building, I cannot walk on segmented pavement on my way to Larita (the hippest restaurant-club-etc in town), with my Laboutin’s shoes but I never and ever totter myself on the verge of catastrophically dreadful decorum, like my friend, the used-to-be socialite and used-to-be big hostess Ana Santo Dominguez and my friend Tatian's cousin ( I was waiting for you in LOEWE party and you hadn’t show up); but, I must admit, she, I mean Ana Santo, is not derogatory with regard to ethnicity - she loves her dinners (currently, not IN anymore) to be a melting pot, with indian, afro, chinese people, etc, etc. She is so cool, I mean, really cool.

Big kiss

Nancy von Reagen

Anónimo dijo...

Vamos que estás como una regadera o como dice Eva "medio loco"

Larita dijo...

Querido Pinton,
sabrás que aunque te conozco bien, y desde hace tiempo...el otro día, no hace más de 48 horas, en tu casa, compartimos varias de nuestras obsesiones, que no se pueden llamar TOC, pero que demuestran que todos estamos un poco TOCados, me dijiste lo del felpudo, yo te conté lo de la suma de matrículas, lo de mis desordenes mounstruosos para poder ordenar hasta el extremo..., mis manías con canciones que odio y que no puedo parar de tararear cuando me subo a la moto...ja, ja, ja, no me atrevo a escribir aqui el nombre del autor... y eso, que me gustas como eres, con todas tus cosas raras, que te hacen único..y a quién no le guste como somos, que se joda..
besos pintón

Lara López-Corredera

Anónimo dijo...

Que gracioso eres Pintón, al fin un post personal y sincero.

Pues claro que sí, todos tenemos tocs. Vamos que no.

lucky dijo...

Me gustaría saber porque nancy reagen se mete tanto con la pobre ana santodominguez.

Se comenta que la revancha será mortal!!!!!!

besos

pintón dijo...

Gracias a Eva y a Larita por haberos sincerado en vuestros comentarios y hacer públicos algunos de vuestros tocs, esa era mi intención.
El resto son unos cobardes!!! Especialmente el anónimo que nos llama "medio locos". Por lo menos podías dar la cara.

eva dijo...

Supongo que nadie se ha atrevido a enumerar el único toc común a todos los que entramos aquí (y que nos une incluso a los anónimos y demás cobardes, Pintón): asomarnos compulsivamente a este rincón a comprobar si has añadido un nuevo post, si hay comentarios nuevos, y si Nancy nos ha dejado algunas de esas palabras suyas, como agujas.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nancy Reagen dijo...

My absolutely adorable friend, Eva, I’m wandering if I ever met you around like at these parties of the most ravissante Isabela Mora; as a mere of fact, like my beloved friend Ana Santodominguez, I know everybody and I’m well known for my distinctive, high-pitched voice and odd vocal mannerisms, my impressive wardrobe as well as my fabrications. I travel in eclectic circles, hobnobbing with authors, critics, business tycoons, philanthropists, Hollywood and theatrical celebrities and royalty (of course, I never met this third-rate Spanish princess Letzia).

Part of my public persona is a long-standing rivalry with the used-to-be socialite Ana Santodominguez.

This is my portrait, love. And yours?

Je t'embrasse, princese.

Nancy

Kazilar dijo...

See Please Here

theodora dijo...

las palabras de nancy son como agujas...
me encantas nancy

evasivas dijo...

Uff, Nancy, me temo que mi perfil no es ni muchísimo menos tan fascinante como el tuyo. Y creo que tampoco he estado nunca en fiesta alguna de Isabela, aunque eso sí, hemos compartido algunos buenos ratos y a ambas nos une el amor por una queridísima amiga común.

Pero ¿te cuento un secreto? Lo mejor de internet es que permite, hasta a la mas anodina de las vidas, parapetarse tras cierto barniz de misterio. Ese es el truco para que alguien como yo, pobre infeliz, pueda aparentar ser hasta medianamente interesante (aunque eso sí, sólo en el ciberespacio)

ana santinguez dijo...

Dear Nancy,
Sorry, I have been really busy traveling and didn't have the time yo read the blogs where I am cited, they are so many... I am wondering why you insist in saying that my parties are not "in" (what an old fashion word!) anymore or that I am not a socialite as I used to be, in fact I was at the Loewe party and I do not remember to have seen you there, and in relation to my home parties, who told you that they do not exist anymore? It looks like somebody is keeping information from you...maybe your friends feel terrified to upset you if you get to know how much time they spend at my place instead of hanging out with you at that so trendy place named Larita (were you need to be seen if you want to be part of the scene)??? But I have always been an indoor type, I don't really enjoy going out that much anymore, one has to know when is the moment to retire from the public eye, the same way one has to know when to stop wearing a mini skirt or showing the upper arms (yes darling, it will happen to you too). So, as I tend to stay at home and prefer my own private parties, and as I don't really love the idea of having enemies, why don't you forget Larita for an evening and come to enjoy my food+company at home? I am sure whithin the four walls of my apartment you will find far more interesting people that in any bar downtown.
Se you soon,
Ana

pintón dijo...

Anita, I love you. You are so smart!!!